Cambio de antena de televisión: guía para profesionales

19 oct 2021

A la hora de afrontar un cambio de antena de televisión tendrás que tener en cuenta una serie de factores. Estos conseguirán que obtengas una buena señal y que la calidad de imagen sea la mejor posible. Por ello, y para ayudarte con tus posibles dudas, desde Televés queremos darte algunas indicaciones para que la instalación se desarrolle de forma correcta y no tengas ningún problema asociado a ella.

 

¿Dónde realizar el cambio de antenas de televisión?

El primer punto que deberás resolver es la ubicación de la antena para la distribución de TV que vas a instalar. Una buena manera de encontrar el lugar ideal será observar dónde están instaladas las antenas de la zona y hacia dónde están ubicadas. Se tiende a pensar que la azotea o tejado es siempre el mejor sitio, pero existe la opción de usar una terraza o incluso junto a una ventana en la fachada.

En este último caso, habrá que tener en cuenta que la antena pueda apuntar al repetidor, prestando atención a que no haya obstáculos que dificulten la recepción de la señal. Además, confirma que no haya ninguna normativa que impida la instalación de antenas de televisión en la fachada del edificio por parte de la comunidad de vecinos o del ayuntamiento de la zona.

Por otro lado, recuerda que cada zona cuenta con un repetidor de televisión diferente. En el caso de que te encuentres en una zona que esté situada entre dos repetidores, y los dos te ofrezcan señal, deberás orientar la antena hacia el que mejor señal te ofrezca.



Tipos de antenas

Al realizar un cambio de antenas de televisión tendrás a tu disposición varias opciones. Por un lado, encontrarás las antenas de interior. Estas son las más económicas y sencillas de instalar. Son recomendables para emplazamientos que cuenten con un nivel de señal excelente. Si optas por esta opción, recuerda decantarte por alguna que esté optimizada para la recepción de señales UHF y que ofrezca una buena ganancia (dB) y una buena calidad sobre el ruido (dB).

Por otro lado, tienes la opción antenas de exterior pequeñas. Esta opción será la idónea en zonas donde no quieras optar por las antenas multielementos en favor de algo más discreto, pero en la que haya una difícil recepción de señal para una antena interior. Tiene unas particularidades parecidas a las antenas de interior, pero captarán mejor la señal.

Como última opción, para el cambio de antenas de televisión tienes las clásicas antenas multielementos. Existen con menos elementos para colocar en balcones o terrazas y con 36 elementos o más para las azoteas y tejados. En zonas llanas con un buen nivel de recepción las pequeñas aportarán la misma calidad de señal que las grandes, pero en zonas con muchos edificios o montañas, siempre será mejor que optes por las grandes.

Estas últimas, además, como en el caso de las que ofrece Televes, cuentan con administrador de señal que evitarán defectos en la señal o sobrecargas.

 

Asegúrate en todo caso que la antena que instales cumpla las normativas de Compatibilidad Electromagnética (EMC 50083-2) y RED (2014/53/EU), que aseguran un uso eficiente del espectro radioeléctrico y protege la recepción de Televisión frente a las interferencias de señales 4G/5G que comparten la banda de UHF con la señal de TDT.



Instalación de la nueva antena

Una de las ventajas del cambio de antenas de televisión es que el cable coaxial ya estará debidamente preparado y con el conector F listo para su uso. No obstante, revisa que esté bien preparado y que cuentas con los accesorios mecánicos necesario.

Recuerda que, si tienes que sustituir también el cable, el mejor cable coaxial es el de malla de cobre. Ofrecen la mejor durabilidad a largo plazo y la mayor calidad y transmisión de señal.

El primer paso será colocar la antena en el soporte o mástil y conectar el cable coaxial. Después, solo tendrás que llevar el cable hasta el receptor de televisión y conectarlo usando la clavija de conexión de televisión. Recuerda intentar crear el recorrido más corto posible en superficie al realizar el cambio de antenas de televisión. En algunos casos y dependiendo del edificio, podrás conectarlo a una caja de reparto que ya exista de una instalación previa.

Además, ten en cuenta que, en casos de edificios con muchas tomas de televisión, el cable conectado a la antena llegará a una central de televisión donde podrá haber un amplificador de señal. Será desde esta central de televisión donde se reparta al resto de tomas. En cada uno de esos repartos de cables deberá estar ubicado su derivador correspondiente.

En cualquier caso, cuando el cable coaxial llegue hasta el receptor de TV, solo tendrás que conectar la clavija al receptor. De nuevo, si no has cambiado el cable, la clavija ya debería estar preparada. En caso de que haya una clavija convencional y la señal presente problemas en su recepción, puedes sustituirla por una clavija metálica que ofrecerá una ganancia mayor.

Por último, solo habrá que sintonizar los canales mediante el menú de la televisión para tener acceso a todos los canales de TV en abierto.

 

Justo Rodal

Product Manager, Negocio Tradicional.

DEJA UN COMENTARIO